Back to Actualidad

El nuevo y gran reto de la logística, la falta de suelo.

Con la llegada de las entregas o repartos express o en dos horas las empresas logísticas se ven obligadas a buscar en las ciudades nuevos espacios de suelo desde los que gestionar y repartir los pedidos.

El almacén es el corazón logístico, en él se preparan los pedidos, se clasifican y salen hacia su nuevo destino, pero, ahora al reto de las entregas inmediatas se une otra problemática, la falta de suelo.

Ya no hay espacios suficientes donde albergar un centro de operaciones logísticas, si no, pequeñas naves en la periferia de la ciudad.

Algo que complica muy mucho realizar las entregas, cuanto más cerca de la ciudad mejor, por lo cual toca crear nuevos espacios dedicados a todas estas tareas.

Lo que de nuevo conlleva a la subida del precio del suelo y llegados a este punto, las empresas de logística están dispuestas a pagar la cifra que sea por disponer de ese espacio que tanto necesitan.

Previsión con big data

¿Cuál es la solución entonces?, la clave está en crear almacenes en la periferia y centros logísticos en el centro de la ciudad.

Mediante analítica web de los productos que más se compran o menos por ciudad, ciertos productos se prepararan más o menos cerca del usuario, facilitando su reparto posteriormente.

Mediante big data se obtienen los datos necesarios sobre el comportamiento de los usuarios, permitiendo adaptar los productos para una entrega más rápida.

A esta necesidad se une otra, hacer la logística, además, de más cercana y de mayor espacio, sostenible.

Algo que se podrá conseguir en un futuro ya cercano, gracias a el uso de vehículos eléctricos y alternativas en reparto y envases sostenibles.

Share this post

Back to Actualidad